Interpretación de los resultados de las pruebas de leishmaniosis.

En nuestro laboratorio se realizan fundamentalmente tres pruebas distintas para el diagnóstico de leishmaniosis: IFI (Inmunofluorescencia Indirecta), ELISA y PCR.

Las dos primeras determinan presencia de anticuerpos en plasma, mientras que el PCR determina la presencia de ADN de leishmania.

Ninguna de estas pruebas tiene una sensibilidad del 100%, aunque en todas ellas la especificidad sí que se aproxima al 100%, por lo que en casos dudosos se utilizan pruebas combinadas. En caso de que se realicen varias pruebas y sólo una de ellas sea positiva se debe seguir el criterio de dar el perro como positivo a leishmaniosis.

Existen también varios tratamientos diferentes para esta enfermedad, siendo los más habituales la meglumina antimoniato o la miltefosina, generalmente administrados en combinación con alopurinol. Se debe recordar que los tratamientos no son eficaces al 100%, dándose casos en los que no se consigue controlar la enfermedad. La curación completa es relativamente rara.