Nombre de la prueba: Plasmodium ssp. (Malaria) PCR

Fecha de alta: 08/09/2016

Plazo de ejecución (días): 3

Muestra requerida: Sangre con EDTA, hígado, biopsia hepática

Descripción: Plasmodium es un género de protozoos parásitos obligados que causan malaria. Se conocen más de 200 especies dentro del género, de las cuales, muchas son capaces de infectar a diferentes vertebrados como aves, mamíferos y reptiles. El parásito siempre tiene dos huéspedes en su ciclo vital: un mosquito que actúa como vector y un huésped vertebrado.

Tras la picadura del mosquito, éste inocula el parásito existente en su saliva en la sangre o en el sistema linfático del huésped. En ese momento, el Plasmodium pasa al torrente sanguíneo hasta que llega a los hepatocitos del hígado. Allí se multiplican formando el esquizonte hepático, tras lo cual se rompe el hepatocito. Aquí hay un primer ciclo asexual, en el que Plasmodium puede bien reinfectar hepatocitos o bien volver al torrente sanguíneo, donde penetran en los eritrocitos.

En los eritrocitos, los parásitos comienzan a alimentarse de la parte proteíca de la hemoglobina contenida en éstos. Nuevamente, por esquizogénesis se multiplica en el interior de dichas células, formándose el esquizonte hemático. También se rompe la célula, en este caso el eritrocito, liberando nuevos parásitos. La mayoría continúan con este ciclo replicativo infectando nuevos eritrocitos, pero algunos se convierten en gametocitos, masculinos (microgametocitos) y femeninos (macrogametocitos).

Los síntomas de las infecciones por Plasmodium incluyen fiebre, escalofríos, debilidad, dolor de cabeza, diarrea, anemia y disfunción renal y pulmonar.

En nuestro laboratorio hemos desarrollado una nueva técnica diagnóstica de PCR en tiempo real para todas las especies del género Plasmodium basada en homologías de secuencias genéticas. Mediante un amplio estudio comparativo se han establecido secuencias altamente conservadas entre las diferentes especies contra las cuales hemos diseñado unas sondas de ADN altamente eficientes. Gracias a esta técnica se pueden detectar como mínimo 2 copias de ADN patógeno con una eficiencia superior al 95% y una especificidad del 100%.


Referencias: